Subsecretaría de Defensa

SUBSECRETARIO DE DEFENSA REALIZA POSITIVO BALANCE DE MINUSTAH Y PLANTEA DESAFÍOS DE LAS PRÓXIMAS OPERACIONES DE PAZ

El Subsecretario de Defensa, Marcos Robledo, participó en el  Seminario “Lecciones aprendidas de la operación de paz en Haití”, actividad que fue inaugurada por el Ministro de Defensa, José Antonio Gómez, y que se desarrolló en el Centro Conjunto para Operaciones de Paz de Chile (CECOPAC).

El desarrollo del encuentro se materializó a través de dos paneles de expositores. El primero, denominado “Cooperación Internacional para la preservación de la paz”, se abocó al análisis de los procesos de modernización y fortalecimiento de los mecanismos de cooperación internacional para la preservación de la paz. En la ocasión expusieron sus visiones los subsecretarios de Relaciones Exteriores, Edgardo Riveros, y de Defensa, Marcos Robledo.

El segundo panel, titulado “MINUSTAH: Desafíos de una operación multidimensional”, tuvo el propósito de analizar el rol de los componentes civil, militar y policial en una operación de paz contemporánea y contó con la participación del embajador de Chile en Haití entre los años 2004 y 2010, Marcel Young; el Director de Salud de Carabineros y ex peacekeeper, General Rafael Jiménez Salazar; y la representante de la Red de Seguridad y Defensa de América Latina (Resdal), Samanta Kussrow.

En la ocasión, el Subsecretario Robledo realizó un balance de MINUSTAH. Destacó, en primer lugar, que la Misión debía ser valorada positivamente como aporte a la estabilidad de Haití. Su presencia, señaló, fue esencial para que la sociedad Haitiana pudiera superar la crisis del 2004, restablecer el funcionamiento de instituciones democráticas y avanzar en la construcción de instituciones estatales de seguridad, como la Policía Nacional Haitiana.

Señaló que MINUSTAH debe ser entendida como un hito en la cooperación para la paz y la seguridad en la región, pues constituyó una experiencia de concertación y liderazgo regional para enfrentar problemas de seguridad regional en una escala anteriormente no alcanzada. Recordó que en MINISTAH participaron, entre otros países, Argentina, Brasil, Ecuador, El Salvador, Honduras, México, Perú y Uruguay. Destacó que el esfuerzo regional fue realizado a través de las Naciones Unidas, otorgando así también un respaldo importante a las instituciones multilaterales responsables de la paz y la estabilidad internacional. El Subsecretario indicó que el esfuerzo regional en Haití ha sido parte de las políticas que han permitido ir consolidando a América Latina y el caribe como una zona de paz. Afirmó que la estabilidad que ha ido construyendo la región –que consideró un atributo regional- contrasta fuertemente con la creciente inestabilidad internacional, por lo que debe ser preservado. El subsecretario destacó que actualmente diez países de la región latinoamericana contribuyen con tropas en operaciones de paz en África, pero que, a diferencia de MINUSTAH, en esta ocasión no se ha logrado llevar adelante procesos de concertación política regional en este ámbito.

Desde un punto de vista nacional, agregó que MINUSTAH constituyó un salto cualitativo en la contribución del país a la seguridad internacional, como en la capacidad de proyectar contribuciones militares a la ONU, y hacerlo de manera conjunta.

El Subsecretario Robledo se refirió al momento de transformación que están viviendo las operaciones de paz a nivel global.

Explicó que, en términos generales, Chile respalda las conclusiones alcanzadas en 2015 por el Grupo Independiente de Alto Nivel establecido por el Secretario General, Ban Ki-moon, en 2014, y considera de manera positiva el Informe del Secretario General para la Implementación de dichas conclusiones. En este sentido, señaló que el país coincide plenamente con la aseveración del Panel de Alto Nivel y del Secretario General en cuanto a la importancia fundamental de que las operaciones de paz y la resolución de conflictos se orienten a alcanzar las soluciones políticas y acuerdos negociados.  Indicó que Chile ha concordado también con la necesidad de diseñar la operaciones de paz de acuerdo a sus contextos específicos y con la recomendación de adoptar el término general de “operaciones de paz” para denotar el espectro completo de respuestas.

El Subsecretario de Defensa advirtió que está pendiente una definición consolidada respecto del uso de la fuerza en las operaciones de paz en mandatos robustos o con protección de civiles, materia de importancia central para los países contribuyentes de tropas, pues define el marco con que éstos evalúan sus contribuciones. Robledo destacó que ésta es también una materia en la que la concertación regional puede contribuir a avanzar en el marco global.

Respecto a los procesos de cumbre de operaciones de paz, el Subsecretario destacó el compromiso asumido por la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, para que Chile participe en la Misión de Naciones Unidas en República Centroafricana (MINUSCA), detallando los compromisos informados en detalle a las Naciones Unidas. Actualmente Chile contribuye con cuatro oficiales en el Estado Mayor de MINUSCA, y prepara una compañía de ingenieros. El país considera contribuir asimismo con una unidad médica y helicópteros de transporte. Todos los medios cumplirán misiones de carácter humanitario.

Finalmente, el Subsecretario destacó los importantes avances logrados en la implementación de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad “Mujer, Paz y Seguridad”. Al respecto, indicó que Chile ha publicado dos Planes de Acción Nacional -el último en 2015-, y ha promovido iniciativas de cooperación a nivel sudamericano y latinoamericano, orientadas a transmitir capacitación en perspectiva de género y motivar iniciativas de segunda generación en materia de la Resolución 1325. Resaltó que en la pasada Conferencia Ministerial sobre Operaciones de Paz, realizada el 14 de noviembre en Vancouver, Chile ofreció a la comunidad internacional su experticia para construir iniciativas de cooperación que permitan consolidar y proyectar la transversalización de la perspectiva de género en operaciones de paz.